Galería Antai

Servicio del Patrimonio lleva talleres de tejuelería artesanal a comunidades escolares

“Es fundamental que el patrimonio de nuestra Región de Aysén llene las salas de clases, los centros de recursos del aprendizaje, y se quede en los espacios escolares, como parte de los procesos de las comunidades educativas”, dice el seremi de Culturas Aysén, Felipe Quiroz, tras conocer los resultados del Taller Portadores de Tradición en Tejuelería Artesanal en la Escuela Altamira de Coyhaique.

El seremi explica que “estos talleres contribuyen al reconocimiento y a poner en valor nuestro patrimonio local, esta vez, mediante la enseñanza de un oficio tradicional como es la tejuelería. Además, las y los estudiantes acceden a conocimientos sobre las materias primas y la historia del oficio”.

Las acciones educativas que componen este taller promueven el conocimiento y la salvaguardia de las manifestaciones, así como habilidades para el diálogo intercultural, y el análisis crítico del patrimonio inmaterial en niñas y niños de establecimientos educacionales.

El Taller de Tejuelería estuvo a cargo del artesano tejuelero y Tesoro Humano Vivo 2022, Carlos Castillo Levicoy, quien explicó que se trata de una instancia de difusión asociada a la identidad y a los espacios escolares: “La tejuela ha sido muy importante para visibilizar estos conceptos en la comunidad educativa y que ellos vean que a través de la madera, que ha sido un elemento muy importante en la Región de Aysen, toda la historia está ligada a este material. El trabajo con los niños se basó en algo general, hablándoles sobre cómo crece el bosque y la importancia que tiene; cómo se produce la madera y cómo a través de ella podemos hacer este tipo de elementos como la tejuela; y cómo luego las tejuelas se transforman en un material importante para poder construir nuestros refugios, nuestras casas”.






Leslie Becker participó en el taller en su calidad de coordinadora de la Biblioteca CRA de la Escuela Altamira de Coyhaique: “Uno de los sellos de la escuela es la familia, el patrimonio y la educación holística, dando integralidad a la educación de los estudiantes. Nace esta idea desde la perspectiva de mostrar a los estudiantes todo lo que es la salvaguarda del patrimonio regional. Tratar de que ellos empiecen a valorar su cultura y que esta pueda perdurar en el tiempo a través de lo que ellos van encontrando”.

La participación directa de cultoras y cultores permite que estos talleres cuenten con fuentes primarias para que las y los estudiantes se involucren con mayor interés. El ciclo de talleres fue de 10 sesiones con 10 niños y niñas de distintos niveles de la Escuela Altamira. Hubo conversatorios, sesiones prácticas y recorridos patrimoniales. Además de Carlos Castillo Levicoy, acompañaron el proceso el equipo de Patrimonio Cultural Inmaterial del Servicio de Patrimonio Aysén y el del Centro de Recursos de Aprendizaje Altamira.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *