Galería Antai

¿Qué hacer o quehacer?

«En 1952, María Martorell, artista de la tradicional provincia de Salta, en el norte de Argentina, viajó a Madrid y luego a París, donde estudió en la Sorbona. Después de regresar a Argentina, su obra reflejó la influencia de sus estudios en Francia, particularmente la sociología del arte y la psicología de la percepción. A mediados de la década de 1960, ella diseñó y produjo tapices en su Salta natal. A pesar de su economía de colores, las formas hexagonales en las pinturas de Martorell de finales de los años 50 producen una sensación de triple dimensionalidad. Estas formas dan paso primero a elipses y luego a las bandas ondeantes características de su trabajo de mediados de la década de 1960. Durante esos años, comenzó a producir en series, una elección sin duda informada por su admiración a Josef Albers. También amplió su paleta y hizo uso de configuraciones como el díptico y el tríptico. Pintada en 1968, el díptico Ekho Dos forma parte de una serie más grande del mismo nombre. En esta pintura, las ondas dinámicas de colores vibrantes que se mueven a través del fondo monocromático generan desviaciones en la superficie. Las olas se extienden incluso hasta el borde de la camilla de lona, dando un efecto de ritmo y movimiento y una sensación general de calma.» Sonia Becce. Texto de sala.

Obra que participa en el «Núcleo histórico: abstracciones» Pabellón Central, Giardini. Exposición internacional Stranieri Ovunque – Extranjeros en todas partes, Bienal de Venecia 2024, curada por Adriano Pedrosa. Es la primera vez que se presenta el trabajo de María Martorell en la Bienal de Venecia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *