Galería Antai

Participar en Jesús Rafael Soto

Cinetismo, arte óptico y minimalismo constituyen tres pilares de la programación expositiva de la Galería Cayón y, en los próximos meses, una figura fundamental de la primera corriente centrará las propuestas de esta sala en sus espacios de Menorca y Madrid, comenzando por el primero. Jesús Rafael Soto, de cuyo nacimiento se cumplió un siglo en 2023, se formó en la Escuela de Bellas Artes de Caracas, donde pudo entrar en contacto con el arte moderno europeo y familiarizarse con Paul Cézanne o Picasso, cuyas representaciones esquemáticas y personales de lo real supusieron para él un completo hallazgo.

Bajo esa atracción por las vanguardias europeas se instaló en París en 1950, y en esta ciudad sería acogido por Los Disidentes, un colectivo creativo de la diáspora venezolana que pretendía renovar el arte de su país natal, promoviendo prácticas modernas, y que en Francia buscaba modelos. Durante sus primeros años allí, en los que tocó la guitarra en distintas agrupaciones como medio de subsistencia, se inspiró precisamente en las estructuras compositivas musicales para realizar trabajos basados en la seriación y la variación, y para desarrollar un esquema propio de colores.

Sabemos también, de este momento, que las conferencias que tuvieron lugar en el Atelier d’Art Abstrait fueron esenciales para su descubrimiento de autores como Piet Mondrian (se fijó en sus aparentemente sencillas composiciones ortogonales); Kazimir Malevich (hizo lo mismo con sus monocromos blancos); y Moholy-Nagy, de quien pudo conocer las teorías sobre el movimiento, la luz y la transparencia publicadas en el ensayo Vision in Motion. También resultaría vital para Soto su contacto con los dispositivos ópticos motorizados de Marcel Duchamp, sobre todo con la Semiesfera rotativa (1925) que formó parte, en la Galería Denise René, de la exhibición “Le Mouvement” de 1955, en la que Soto participó y donde, precisamente, nació la denominación de arte cinético.

Soto. Galería Cayón, Mahón, Menorca, 2024

Soto. Galería Cayón, Mahón, Menorca, 2024

Ya en la segunda mitad de los cincuenta, el venezolano profundizaría en algunas de las ideas planteadas por aquellos artistas precursores, llevando sus indagaciones por caminos próximos a la experimentación científica y a la filosofía de la percepción. Con ambos campos se relaciona su deseo de alcanzar la representación de una cuarta dimensión, de tratar de integrar el tiempo y el movimiento del espectador en sus creaciones.

Soto otorgó un papel clave al público, que habría de ser más que eso: muchas de sus obras únicamente se activan, se ponen en marcha, a través del desplazamiento de los visitantes. La pretensión de que estos pudieran adentrarse en sus instalaciones, formando parte de ellas como un material más, la desarrollaría por completo en sus Penetrables de fines de los sesenta. Se trata de obras accesibles a todas las personas, independientemente de su edad o conocimientos; ese carácter abierto se traduciría en que sus proyectos fueran demandados para transformar los espacios públicos, dando lugar a experiencias estéticas colectivas; fue el caso del Muro cinético (1969), presentado en el edificio de la UNESCO en París; o de Sphère Lutétia (1996), mostrada también en la capital francesa tres décadas después y reinstalada hace unos años en el Guggenheim Bilbao.

Estamos en el mundo como peces en el agua: sin distancia de cara a la materia-energía; dentro de ella y no frente a ella; ya no hay más espectadores, solo participantes.

Jesús Rafael Soto. Blanca y amarilla, 1998

En el espacio espléndido de Cayón en Mahón nos esperan, hasta finales de agosto, cuarenta obras de Soto representativas del conjunto de su carrera, dado que se fechan entre los cincuenta y 2004. Dan fe de su superación temprana de las fronteras entre pintura y escultura y de sus investigaciones en el tratamiento de las tres dimensiones: articulada como retrospectiva, esta exposición incide en su concepción de la experiencia artística siempre relacionada con la temporalidad y la participación física, y no contemplativa, del espectador.

Han recalado en Menorca algunas de sus primeras propuestas parisinas, en las que se valía del color, la geometría y las relaciones fluidas entre forma y fondo para generar dinamismo (Maquette de Mur optique, 1951) o sus primeros intentos de incorporar en sus piezas un movimiento que trascendiera la representación bidimensional (en su serie Vibration, en la que empleó hilos de metal sobre superficies con estrías, tramas, dando lugar al efecto moiré). Una de las composiciones más significativas de la muestra es, en este sentido, Structure Blanche (1960).

Soto. Galería Cayón, Mahón, Menorca, 2024

Soto. Galería Cayón, Mahón, Menorca, 2024

Esas tramas serían muy frecuentes en sus piezas como soporte, al disponer sobre ellas cuadrados de metal pintados con precisión, o varillas metálicas móviles, capaces de suscitar juegos ilusorios; los intersticios que quedaban entre unos y otros elementos proponían una convivencia casi poética entre llenos y vacíos, lo visible y lo invisible.

Finaliza el recorrido con uno de sus Penetrables, la culminación de sus intentos por otorgar al espectador un rol crucial en su arte, por convertirlo en un elemento más de sus instalaciones, en línea con su propia concepción del mundo, desde un enfoque no solo físico: Hoy en día sabemos que el hombre no se encuentra en un lado y el mundo en otro. No somos meros observadores, sino partes constitutivas de una realidad, que sabemos hormigueante, de fuerzas vivas de las que muchas son invisibles. Estamos en el mundo como peces en el agua: sin distancia de cara a la materia-energía; dentro de ella y no frente a ella; ya no hay más espectadores, solo participantes.

La energía a la que se refiere deriva de la reducción de la materia a sus esencias; podemos considerar el conjunto de sus Penetrables como intentos de traducir lo real a sus estructuras fundamentales.

A partir del mes de septiembre, esta antología tendrá una prolongación conceptual (en la galería prefieren no hablar de continuidad) en los dos espacios madrileños de Cayón. Se reunirán entonces, por primera vez, el conjunto de las piezas que realizó con la forma metálica de una T, ilusorias y vibrantes.

Soto. Galería Cayón, Mahón, Menorca, 2024

 

Soto. Galería Cayón, Mahón, Menorca, 2024

 

Soto. Galería Cayón, Mahón, Menorca, 2024

 

 

Soto

GALERÍA CAYÓN

Carrer de Sant Roc, 24

Mahón

Del 3 de junio al 29 de agosto de 2024

 

The post Participar en Jesús Rafael Soto appeared first on masdearte. Información de exposiciones, museos y artistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *