Galería Antai

Ellas Ilustran Botánica en el Jardín

Los últimos años, y meses, han constituido, seguramente como fruto de bastantes impulsos sostenidos en el tiempo, una buena etapa para el arte botánico: el Real Jardín Botánico de Madrid viene acogiendo exhibiciones interesantes dedicadas a artistas (Pilar Pequeño, Paula Anta, Soledad Sevilla) y colecciones (Bombas Gens) que han atendido de forma especial a las plantas y en el Museo Universidad de Navarra hemos podido visitar un proyecto de Vik Muniz que se inspiraba en grabados y dibujos de álbumes de flora latinoamericana del siglo XIX y aún permanecen abiertas una gran muestra en torno a los orígenes de la fotografía en su vinculación con la ciencia, “Una tierra prometida“, y la propuesta de Joan Fontcuberta “Florilegium“, que indaga justamente en la naturaleza de la fotografía… a partir de imágenes de la naturaleza, esta vez inteligencia artificial mediante. Además, en los últimos compases del año pasado, el Espacio MIRA de Pozuelo dedicó una exhibición a la vegetación al detalle de Marta Chirino, autora de larga trayectoria en la ilustración botánica que aborda este campo desde el lirismo, pero también desde el conocimiento hondo: se formó en Biología.

El último gran proyecto expositivo que une creación artística y plantas podemos visitarlo, hasta el 18 de mayo, en el Pabellón Villanueva del mencionado Jardín Botánico y cuenta con un evidente cariz reivindicativo: “Ellas Ilustran Botánica”, muestra organizada junto al Grupo de Investigación Arte, Tecnología, Imagen y Conservación del Patrimonio Cultural de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Complutense, aúna obras de las pioneras de la ilustración botánica y de artistas de hoy buscando sacar del anonimato a mujeres que representaron especies vegetales desde el rigor científico o el afán estético y que hasta ahora no han sido reconocidas (algunas pertenecían a épocas en que la relación entre su género y las plantas tenida por más fecunda era la de los cuidados).

Toya Legido, Mónica Gener, Lucía Moreno Diz y Ana J. Revuelta comisarían una exhibición en cuya posible itinerancia se trabaja y que, por tanto, une arte, ciencia y mujeres, subrayando el rol destacado de la botánica y de la ilustración como territorio creativo propicio para las artistas cuando su acceso a otros géneros era difícil; como su habitación propia, en palabras de la presidenta del CSIC, Eloísa del Pino, recordando a Virginia Woolf. Forman parte del recorrido piezas en técnicas y estilos diversos, desde un propósito a veces didáctico: a determinados objetos (las plantas) solían aplicárseles ciertos métodos de representación, en evolución, eso sí, en el tiempo.

Maria Sibylla Merian. Ficus carica (Higuera). Biblioteca Histórica Universidad Complutense de Madrid

Lilian Snelling. Iris cretensis. Biblioteca RJB-CSIC

El arco temporal de la exhibición comienza en el siglo XVII, con ilustradoras científicas, y finaliza en nuestros días, de modo que el espectador podrá tomar conciencia del modo en que, a lo largo de los siglos, nuestra relación con lo natural ha sido modelada, o mediada, por la imagen, desde la perspectiva del rigor y el estudio o desde la plenamente creativa. Son más de trescientas las piezas reunidas, entre libros, dibujos, grabados, fotografías, esculturas y animaciones que a veces documentan, y otras representan.

Podemos destacar la presencia de dibujos, pinturas o grabados de Anna Maria Vaiana, Alida Withoos o Giovanna Garzoni, bodegonistas que crecieron en familias de artistas; ilustraciones de las primeras mujeres que se embarcaron en expediciones para dejar constancia de especies autóctonas, como Maria Sibylla Merian o Berthe Hoola van Nooten; obras de Sarah Ann Drake, Mary Delany o Elizabeth Twining, entre las primeras educadoras que se involucraron en la enseñanza de la botánica a sus iguales (en el siglo XIX se tenía a esta disciplina como scientia amabilis) o, ya adentrándonos en el siglo XX, trabajos de las primeras ilustradoras y botánicas, como Mary Emily Eaton, Matilda Smith o Stela Ross Craig, que pudieron firmar sus imágenes para revistas y jardines botánicos (saliendo, de este modo, del anonimato). De este último capítulo de la exposición forman parte fondos del propio Jardín Botánico, varios mostrados al público por vez primera: hablamos de obras Paula Millán Alosete, Victoria del Val o la citada Marta Chirino; también podremos contemplar piezas de la colección del Instituto Histórico Cardenal Cisneros, como esculturas de plantas didácticas desmontables o el precioso Herbario de Marie Fortier, destinado a la enseñanza de botánica en el siglo XIX.

Marie Fortier. Rosa canina L. Instituto Cardenal Cisneros de Madrid

Paula Millán Alosete. Centaurea lagascana Graells. Archivo histórico RJB-CSIC

Marta Chirino. Phalaenopsis VII. Cortesía de la artista

Una última sala de esta exhibición profundiza en las repercusiones del empleo de herramientas como la fotografía, el microscopio, los rayos X o el escáner en la iconografía de la botánica: conoceremos a Jeannette Klute, pionera en la investigación técnicas de fotografía en color; a Dornith Doherty, que sacó mucho partido a esos rayos X; o a Claudia Fährenkemper, que hizo lo propio con el microscopio electrónico de barrido. Estos recursos técnicos favorecerían, en el paso de las décadas, el desarrollo de dos caminos alternativos en la ilustración de las plantas: el del hiperrealismo, que parece ir más allá de lo que el ojo alcanza (Shevaun Doherty, Úrsula Romero o Deborah Lambkin); o el de la síntesis de elementos destinada a la transmisión de saberes científicos complejos (Pamela Taylor o Niki Simpson).

Como no podía ser de ese modo, “Ellas Ilustran Botánica” culmina con autoras aún trabajando con herramientas digitales en la divulgación, el mundo editorial, la publicidad o el negocio audiovisual; es el caso de Aina Bestard, Émilie Vast o Katie Scott; también con artistas que llevan a cabo herbarios con procedimientos artesanales, utilizando la seda, el papel o la cerámica. Entre ellas se encuentran Ana Lamata, Irene Durán, Susana González o Carmen Ledesma.

Con el objetivo de dar cabida en este proyecto a ilustradoras botánicas de talento, se puso en marcha la convocatoria Green Open Gallery: seiscientas contribuciones procedentes de una veintena de países, en distintos lenguajes, pueden verse también en el Jardín.

Ana Lamata. Ranunculus acris. Cortesía de la artista

Paula Heredero Jiménez. Pasiflora. Cortesía de la artista

 

 

“Ellas Ilustran Botánica”

REAL JARDÍN BOTÁNICO

Plaza de Murillo, 2

Madrid

Del 22 de febrero al 18 de mayo de 2024

 

The post Ellas Ilustran Botánica en el Jardín appeared first on masdearte. Información de exposiciones, museos y artistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *