Galería Antai

Cinco obras chilenas estarán presentes en la 60° edición de la Bienal de Arte de Venecia

El textil Bordadoras de Isla Negra que resguarda el Centro Gabriela Mistral también estará presente en la próxima edición del certamen.

Durante su visita a Chile, Adriano Pedrosa, comisario de la Bienal de Arte de Venecia 2024, seleccionó cuatro obras del Servicio Nacional del Patrimonio Cultural del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio que serán parte de esta nueva edición.

El comisario, escogió tres obras del Museo Nacional de Bellas Artes y una del Museo Gabriela Mistral de Vicuña. También sumó una obra resguardada por el Centro Gabriela Mistral (GAM). En total serán 5 obras chilenas las que serán parte de la exposición central de la Bienal de Venecia “Extranjeros por todas partes”, que se llevará a cabo del 20 de abril al 24 de noviembre de 2024.

Esta exhibición se centrará en el movimiento de personas por fronteras, lo que reflejan las diferencias condicionadas por la identidad, la nacionalidad, la raza, el género, la sexualidad, la riqueza y la libertad. La exposición reunirá obras de producción de artistas inmigrantes, queer, outsiders, autodidactas e indígenas, consagrando lo extranjero.»La Bienal en sí –un acontecimiento internacional con numerosas participaciones oficiales de distintos países– siempre ha sido una plataforma para la exposición de obras de extranjeros de todo el mundo. Así pues, la 60ª Exposición Internacional de Arte de La Biennale di Venezia será una celebración de lo extranjero, lo lejano, lo forastero, lo queer, así como de lo autóctono. Esperamos darles la bienvenida a todos en Venecia en 2024″, señaló Pedrosa.

Las obras chilenas

De la colección del Museo Nacional de Bellas Artes fueron seleccionadas La Viajera (1928) de Camilo Mori. Este óleo sobre tela representa a Maruja Vargas, esposa del pintor. La pintura muestra los intereses estéticos del artista por lograr una mayor libertad plástica. Lo importante en esta pintura no es capturar de forma fiel la realidad, sino transmitir al espectador la atmósfera de un viaje.

Otra obra seleccionada es La Negra (1931) de María Aranís. Forma parte de la producción de un grupo de artistas chilenas que a fines del siglo XIX y comienzos del siglo XX lucharon por hacerse de un espacio en la escena local. Dentro de las temáticas que estas mujeres encontramos la representación de mujeres de estratos populares e indígenas, lo que revela una búsqueda por construir otros relatos identitarios en los que se asume la condición mestiza o la clase social.

También fue seleccionada Millaküyen, década del 50 de Celia Leyton obra autorretrato en el que Celia Leyton se representa vestida con indumentaria y joyería mapuche.

En tanto del Museo Gabriela Mistral de Vicuña se seleccionó Retrato de Gabriela Mistral, 1914-1916 de Laura Rodig. Rodig conoció a Mistral siendo una adolescente, con quien mantuvo una íntima relación personal, afectiva y profesional. Varias de sus obras representan a la poeta. Rodig vivía una compleja cotidianeidad que mezclaba el feminismo, el lesbianismo, la creación artística y la estrategia política en las calles.

Todas estas obras participarán también del catálogo de la Bienal, con escritura de la curadora del MNBA, Gloria Cortés.

Obra resguardada por GAM

Mural Bordadoras de Isla Negra (1972) es la obra que preserva el Centro Gabriela Mistral que estará presente en esta edición de la Bienal de Venecia.

16 son las mujeres que forman el colectivo de bordadoras de Isla Negra, quienes dieron vida a coloridos textiles que contaban historias de esta localidad costera. Invitadas en 1972 por Eduardo Martinez Bonati para crear un textil que formara parte de edificio Unctad III, dieron vida a este mural que incorpora elementos locales y escenas de sus propias historias personales. El bordado fue robado y desaparecido en septiembre de 1973, y apareció en agosto de 2019. Hoy se encuentra reintegrado en el edificio.

Sobre Chile en la Bienal de Venecia

Para esta 60° edición la propuesta que representará a Chile es el proyecto “Cosmonación”, de la artista Valeria Montti Colque. Bajo la curatoría de Andrea Pacheco, la iniciativa propone ingresar a un espacio donde el visitante encontrará un conjunto de sitios interrelacionados. Estos lugares, territorios, identidades y subjetividades mestizas se conectan a través de una montaña, pieza central del pabellón que, cobija y ampara la experiencia compartida de un daño que une a las comunidades exiliadas y desplazadas en diferentes lugares del mundo.

A través de este proyecto, el trabajo de la artista Valeria Montti Colque junto al equipo integrado sólo por mujeres, vincula al visitante con realidades y problemáticas que se encuentran en el centro de los debates político-sociales. “Cosmonación” no solo interrumpe la noción de representación nacional en un evento como la Bienal de Venecia, Valeria Montti, es la primera artista mujer chilena no nacida en Chile que representará al país en este reconocido evento, haciendo notoria la temática de la Bienal, stranieri ovunque (extraños en todas partes).

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *